Publicidad.

Todo se reduce a enamorar, persuadir y seducir a esa persona especial, tu cliente.